San Luis de Quillota

La actualidad del Plantel Canario

Miércoles 24 de junio, 2020

Compártelo »

El pasado lunes 15 de junio, tras la aprobación de todos los protocolos de prevención del Covid 19 y luego de la autorización del Seremi de Salud, el plantel de San Luis de Quillota regresó a los entrenamientos en el Complejo de San Isidro expectantes ante un posible regreso del Fútbol Profesional.

Previo a este regreso a las prácticas, el Área Médica de San Luis de Quillota trabajó en conjunto con la ANFP y autoridades de salud en un estricto protocolo que luego fue entregado a jugadores, Cuerpo Técnico y funcionarios del Club. Entre las tantas medidas, los jugadores deberán salir vestidos con ropa de entrenamiento desde su hogar junto a un canasto donde incluya elementos básicos como toallas, poleras y botella personal de agua. Al ingresar al Complejo Deportivo se toman la temperatura de cada jugador y se le asigna un espacio de estacionamiento que, entre cada auto, se encuentra un espacio de separación de dos metros.

Antes de ingresar a cancha, cada futbolista pasa sus zapatos en un pediluvio sanitizante, para luego dirigirse a un banco personalizado que se encuentra separado cada ocho metros, lugar donde deberá esperar el inicio del entrenamiento.

En este regreso a las prácticas, y según lo establecido por la ANFP, se inicia en una Fase 1, donde se realizan específicamente trabajos físicos con una separación de 20 metros entre cada jugador al momento de realizar los ejercicios. Cabe destacar, que en esta etapa los entrenamientos se realizan solamente en grupos de cuatro jugadores a la espera de pasar a una segunda fase donde se permiten entrenamientos grupales y trabajos colectivos. Sin embargo, la comuna de Quillota fue declarada al mediodía de hoy en Cuarentena, por lo que este regreso se deberá suspender y seguir con trabajos físicos en los hogares, tal como se había realizado en los meses anteriores.

Cabe señalar que el compromiso de los jugadores y Cuerpo Técnico para cumplir con cada una de las medidas establecidas en el protocolo ha sido clave para llevar a cabo entrenamientos seguros y libres de contagio de Covid 19.